Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

jueves, 25 de mayo de 2017

AHORA TE EVOCO PRÍSTINA Y TRANSPARENTE

Se nos ha extraviado la niebla
de nuestros corazones
mientras veíamos los ojos de la nada
pensando que somos centro de la vida
Los dos somos testigos
de aquel anochecer brumoso
que anudo nuestras manos 
y pulverizó nuestra pasión
Y amanecimos viendo dos soles
en nuestras manos ansiosas
y lentamente se retiraba la luna
empuñando nuestras eternas caricias
Ahora te evoco prístina y transparente
mostrándome el alma llena de tristeza
y aunque no sepa donde estas
vislumbro en un amor lejano
Mi amor ha quedado aprisionado
entre barrotes echos de tristeza
con las manos tal vez de un prisionero
que empuño mi amor y aún lo tiene preso 

Te alejaste esa tarde como siempre te alejabas
yéndote en la penumbra de ese sol caído
con las manos apretadas en las mías
con la sonrisa de un mañana calcinado

Yo mantengo en mis manos tus manos
como el libro escrito en indeleble canto
está forrado de un amor cerrado
que duerme en la prisión de tus encantos.


Publicado por

miércoles, 24 de mayo de 2017

Viviendo alrededor de la realidad

Viviendo alrededor de la realidad


 Hola, queridos amigos y seguidores. Muchas gracias por visitar y leer mi blog. La entrada de hoy es sobre fantasía, realidad e imaginación. Espero que disfrutes leyendo

La fantasía nace de la imaginación. La imaginación, en la mayoría de los casos, puede ser más importante que el conocimiento para el conocimiento se limita a lo que hemos llegado a creer como de hecho.

I'd love you to want me


Roland Kent LaVoie, estadounidense, de nombre artístico "Lobo", nació en Florida, USA hace 65 años y aún sigue en activo. (Espero que haya cambiado de peluquero... y dentista).


Nena, me encantaría que me quisieras
de la forma que yo te quiero a ti,
de la forma que debería ser.
Nena, te encantaría que yo te quisiera
de la forma que yo quiero
si solo lo dejaras ser

...


Vamos a oírla por que verdaderamente merece la pena. Es una de las grandes canciones de los 70 (y mira que hay buenas en esa década).



Mucho más en mi comunidad de música en Google +


CONTRADICCIONES

 

Por qué buscar otro amor
si no te tengo
si mi terquedad y razón eres tu
Si mi silencio y la soledad
que me cubre lleva tu nombre

Por qué buscar otro amor
si no te tengo a ti
si mi locura eres tú
Si estoy loco y creo en ti
porque sin tenerte te tengo
y sin besarte te beso

Por qué buscar otro amor si no tye veo
 pero en mi sueño te siento
y aunque no hay caricias
mis manos huelen a ti
y mis sombras son tus pasos

martes, 23 de mayo de 2017

El Santo. Roger Moore


Hoy no ha sido un buen día para Roger Moore, ya que ha fallecido en Suiza a la edad de 89 años, pero por este triste motivo, si es buen día para recordarle en una serie de televisión con la que alcanzó fama mundial, El Santo.


Añorada serie televisiva, que le dio fama mundial a Roger Moore, guapísimo actor inglés, de bastante limitadas virtudes dramáticas, pero que gracias a este papel inmortal tuvo mejores oportunidades en el mundo del cine (años más tarde fue uno de los Bond, James Bond cinematográficos).






Mucho más en mi comunidad de Programas y series históricas de televisión



A veces es necesario.

A veces es necesario que
la vida nos sacuda con fuerza
para darnos cuenta que el tiempo
que nos queda no es para malgastarlo.
 
 

Tan Lejana:



Puedo verte rodeada de oscuridad, alejándote cada vez más y sin un ápice de alegría en la mirada, ni siquiera te vuelves para sorprenderme con tus enormes ojos azulados, aquellos que me embriagaban puestos en mí con una indiscutible dulzura. Ahora eras una sombra que caminaba hacia el final de la calle, quizá hacia el último momento donde te sentirías realmente tú y empezarías de nuevo, una vida a la que tú siempre denominaste normal, ¿pero qué consideras que lo es?

Tus andares son pesados, te veo de espaldas como la última vez que discutimos, la recuerdo perfectamente, me arrepentí de levantarte la mano por primera y última vez, me arrepentí tanto que no podría siquiera articular palabra, estaba absorto en un montón de rabia y mentiras que no podía controlar, me sentía agotado y tan solo te veía a ti como la principal benefactora de toda mi frustración interior. Tus labios gruesos ya no volvieron a esbozar ni tan siquiera una sonrisa, tu mirada permanecía perdida durante días, semanas, meses... ya no eras la misma, te esclavicé a mí sin darme cuenta de que te perdía.

El cabello castaño que con tanto anhelo quería acariciar como antaño cuando te acurrucabas a mi lado, tan cercana y despreocupada como la llama de una vela, ahora ondeaba al son del viento que surcaba la calle. Ya no podías oírme o tan siquiera verme, estabas tan lejos que no conseguía llegar a ti, comprender que tan solo había sido algo pasajero con lo que te encontraste y que tú misma has pensado en que te equivocaste. Jamás fue mi intención que pensaras semejante barbaridad, estaba entre un matojo de nervios que no sabría explicar, fuiste la única que consiguió entenderme y, aún así, te aparté de mí como siempre hago, con ese instinto profundo que siempre me perturba al abrir mis ojos azulados, mientras mi cabello de color negro intenso permanece desbaratado y con falta de un buen peinado y mis labios finos que tanto gritan por un beso tuyo, tan perdidos desde que te has ido.

Tan solo me cabía decirte adiós, cerrar las puertas de nuestros momentos juntos y esperar sentado frente a la ventana, mirando ensimismado la lluvia que cae torrencialmente a primera hora de la mañana, esperando que algún día llegues a mi puerta, que me digas que me has echado de menos y que nada más importe a partir de ese momento en el que pueda lograr explicarme, que tus pequeñas orejas sean capaces de escuchar mi completo arrepentimiento y la agonía de ser yo cada día de mi vida. Ya sé que toda ilusión es una irrealidad, sé que aunque quiera volver a tenerte entre mis brazos, lo único que voy a hacer va a ser perderte entre las sombras, esconderte muy dentro de mi corazón para que nadie logre llegar hasta ti y comprender que nunca más volveré a verte...
ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: